EL CREADOR DE THE OFFICE EN AMAZON PRIME VIDEO

  • 13 May, 2020
  • Escrito por 
  • Publicado en Opinión
  • Leido 78 veces
  • Califica este articulo
    (0 votos)

"Upload": la serie donde el capitalismo y la tecnología dominan hasta después de la muerte

Si la cuarentena te tiene muy sensible, ver lo nuevo de Amazon Prime Video, Upload, podría no ser la mejor opción y tal vez necesites algo un tanto más esperanzador, pero si no es el caso y estás dispuesto a enfrentar una comedia un tanto dramática y que sin duda cuestiona el sistema capitalista, las concepciones de las relaciones interpersonales que tenemos actualmente y la vida después de la muerte, Upload satisface todas esas necesidades y lo más importante, te deja con ganas de más. Al mismo tiempo, viene de la mano del mismo creado que The Office, una garantía, pero que esta vez intenta hacer comedia de la forma más futurista posible.

Semanas atrás, Charlie Brooker, el creador de Black Mirror, la serie distópica, futurista y una de las más cuestionadas de los últimos tiempos, aseguró que no cree que el mundo este pasando por una situación adecuada para lanzar una sexta temporada de su producto que de una forma u otra despierta cuestionamientos en cuanto a la sociedad en que vivimos y cómo la tecnología nos ayuda pero también nos consume y domina. Sin embargo a Greg Daniels, el creador de grandes comedias para la historia como The Office y Parks and Recreation no le dio temor alguno lanzar Upload, otra serie sobre el futuro y la vida después de la muerte. 

 

En los últimos tiempos la televisión dio lugar a productos como Black Mirror o The Good Place que permitieron crear un escenario principal que ningún ser humano tuvo la oportunidad de experimentar, por lo menos hasta el momento, y no solo eso sino que jugaron con la idea de ¿qué sucede después de la muerte? En el caso de The Good Place no hay ninguna revolución y dominacion tecnológica involucrada, sin embargo en la nueva de Amazon Prime Video, "Upload", se crea una especie de paraíso tecnológico y plagado de inteligencia artificial post muerte que es todo menos natural. 

Sin embargo esto no es lo más interesante, sino el hecho de que se haya elegido el tono de comedia de Daniels para abordar temáticas un tanto sensibles. La premisa es que una vez después de la muerte, si es que elegis pagar un servicio de mantenimiento de aproximadamente US$ 10.000, podes entregar tu mente, alma y conciencia a Horizon, una empresa de telecomunicaciones cuyo objetivo es extender la vida para siempre pero a través de inteligencia artificial y la creación de un mundo casi perfecto que es tan parecido a un videojuego que cuando necesitas pagar algo se hace a través de moneadas como las de Super Mario. 

 

Esto mismo es lo que hace el personaje principal Nathan (interpretado por Robbie Amell) cuando tiene un accidente de auto en el año 2033 porque curiosamente por una falla tecnológica su vehículo inteligente deja de acatar órdenes de un momento al otro como si lo hubiesen hackeado y el joven acaba estrellado. Aunque no es allí que fallece ya que llega al hospital y casi en desesperación su novia Ingrid (Allegra Edwards) lo obliga a firmar una admisión en Upload y Lakeview, el escenario donde pasará su eternidad ambientado en un gran hotel de lujo en medio de las montañas y junto a un lago.

 

Aunque el gran problema es que, el día que la persona encargada de pagar por el servicio en la Tierra deja de mantenerte, pasas a estar oficialmente muerto, en otras palabras: una dominación completa por parte de la tecnología. Esto último es una de las premisas detrás de la historia ya que en lugar de hacer el bien y permitir la "felicidad" después de la muerte acaba siendo la peor prisión. Y no solamente se ve en este tipo de situaciones sino que por momentos Nathan se enfrenta a anuncios publicitarios para comprar nuevos productos, al estilo Amazon.

 

Sin duda la crítica al capitalismo también tiene su lugar en la serie, hasta se hace concreto cuando Nora (interpretado por Andy Allo) dice: "Se llama capitalismo", cuando Nathan horrorizado le pregunta por la necesidad de atualización del avatar. Ya que mencionamos a Nora, ella es una trabajadora de Horizon que a la vez es el "ángel" de Nathan, en otras palabras una empleada de atención al cliente cuyo objetivo es presentarse dentro del mundo virtual para responder consultas y pedidos. Y como no podía ser de otra forma, Nathan y Nora acaban enamorados.

 

La realidad es que la vida de Nora fuera del trabajo no es tan emocionante ya que su padre se está muriendo por haber consumido demasiados cigarrillos electrónicos (otra gran referencia a nuestro presente) y se niega a pagarle a Horizon ser convertido en avatar, los cuáles dicho sea de paso son diseñados basados en una fotografía de las personas en vida. Sin embargo en su faceta amorosa, Nora no parece conectar con nadie ya que usa una aplicación símil a Tinder para tener relaciones sexuales y donde al fin y al cabo lo único que interesa es obtener un buen puntaje después.

 

Por otro lado, también hay lugar para los hackers ya que dentro del mundo virtual existe una zona prohibida donde se comercian todo lo que no existe en Lakeview: desde tatuajes hasta fórmulas para sentirse vivo y sustancias para las hormonas. Esto último es lo que consume Kevin, un niño que murió cayendo del Cañón del Colorado a los 6 años y vive en el mundo digital con un cuerpo de niño cuando en realidad tiene que tener 18 años.

 

Si bien la historia parece una más sobre tecnología y la vida después de la muerte, los hechos toman un giro distinto y misterioso que te deja con ganas de más cuando Nathan comienza a olvidar algunas cosas y hay agujeros negros en la programación de sus recuerdos. Lo mismo ocurre cuando se pone a analizar su fallecimiento y se da cuenta que casi ningún automóvil de inteligencia artificial falla. Esto finalmente se traduce en el hecho de que tal vez Nathan fue asesinado, que alguien por alguna razón lo quería quitar del medio y qué mejor ¿qué utilizar el poder de la tecnología para esto?

 

 

COMPARTIR

Compartir en Facebook    Compartir en Twiter    Compartir en Whatsapp